lunes, 27 de septiembre de 2010

LIMON, AJO Y CEBOLLA



No deberían de faltar en ninguna casa pues son tres importantes agentes de la dietética curativa.

EL LIMON

Pertenece a los cítricos y tiene fama de ser ácido y los es, pero una vez consumido y dentro del organismo ejerce una función totalmente contraria a la ácida ya que en el metabolismo interno pasa a ser material alcalinizante, contrarrestando los poderosos ácidos internos ya que es considerado un ácido natural (no elaborado por el cuerpo) y entre otros facilita la absorción del calcio.

• El limón calma los nervios porque los tonifica.
• También cura catarros y resfriados de pecho o de cerebro, y despeja la cabeza
• Alivia rápidamente la acidez y dolor de estómago.
• Puede cortar rápidamente una diarrea.
• Es un buen desinfectante natural para las heridas
• Mata los microbios.
• También es útil contra la psoriasis

En cuanto a minerales contiene especialmente potasio, calcio, magnesio, fósforo y azufre. Respecto a sus vitaminas destacamos la vitamina C y los Bioflavonoides (abundan en su piel). Con el limón también limpiamos el hígado.

Las personas con problemas de esmalte o dientes muy sensibles también pueden tomarlo a sorbos con una pajita (cañita).

EL AJO


AJO Es quizás el remedio natural con mayores propiedades medicinales demostradas experimentalmente: Efecto hipotensor a dosis altas, fluidificante de la sangre - muy utilizado por personas que han padecido trombosis, embolias o accidentes vasculares-, hipolipemiante -disminuye el colesterol LDL, es decir el nocivo para el cuerpo-, antibiótico y antiséptico general, estimulante de las defensas, vermífugo, callicida...

El ajo es purificante, desinfectante, microbicida tonificador de la glándula pituitaria y da fluidez a la sangre.

Combinado con ensaladas y otras verduras va muy bien contra la anemia, contra la gota y la diabetes, facilita la formación de glóbulos rojos en la sangre.

• Activa el funcionamiento del hígado.
• Tiene propiedades que bajan el nivel colesterol limpiando las arterias.
• Cura las hemorroides y las varices.
• Es bueno para los hipertensos. Ayuda a disolver los coágulos en sangre.
• Purifica las mucosas de los pulmones.
• Ataca el ácido úrico.
• Ayuda a corregir el insomnio.
• Es un buen auxiliar en la menopausia.
• Ataca las lombrices.
• También combate eczemas y herpes.
• Corrige el estreñimiento y el catarro intestinal.

Para tomar todas sus propiedades prensar 1 ajo y tomarlo en una cucharada de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
Una manera de tomarlo para no ingerirlo crudo, es sumergir una cantidad de ajos en agua y jugo de limón, dejarlo reposar unos días y después de colarlo tomar este jugo como si fuera un jarabe en pequeñas dosis a la hora de las comidas.

LA CEBOLLA


Es muy buena para todas las afecciones respiratorias, cuando tenemos tos, catarro, gripe, bronquitis, si nos preparamos el jugo de 1 cebolla junto con el jugo de 1 limón y 2 cucharadas de miel y lo tomamos caliente nos ayudará a recuperarnos. No debemos olvidar que las cebollas crudas o cocidas o también su jugo, funcionan muy bien en caso de estreñimiento.

Es un gran desinfectante, por lo tanto comerla sobre todo cruda, nos ayuda a protegernos contra las enfermedades infecciosas. Contiene vitaminas y sales minerales, azufre, fósforo, hierro, calcio, sodio, magnesio etc....

La cebolla es necesaria para los que consumen carnes y pescados ya que contrarresta el efecto de las toxinas de estos productos y destruye el ácido úrico que es un residuo mortal para el hombre.

• Posee un poder desinfectante, por eso combinado con el ajo se utiliza en intoxicaciones.
• La cebolla tiene un efecto emoliente, oxidante y diurético, también es un desinflamante poderoso en caso de ronquera y catarros.
• La cebolla en las enfermedades del hígado da resultados sorprendentes, especialmente cuando hay gases y obstrucción.
• La cebolla tiene otras innumerables propiedades terapéuticas para el uso externo.
• La cebolla en cataplasma es buena para remover la inflamación y la carraspera de las afecciones de la garganta, así como también en las inflamaciones de los intestinos. No se puede tener alivio más rápido para los dolores de manos y pies maltratados o con sabañones que la cebolla con leche en cataplasma.

Una pequeña cebolla asada en ceniza y puesta en un paño fino con un poco de aceite y aplicado al oído, cura los dolores de este órgano.

Estas son algunas de las propiedades que nos pueden servir en día a día para combatir afecciones que las personas tenemos, el consumo si así lo decidimos, no suspenderá otros tratamientos recomendados por facultativos, siempre reforzaran los resultados obtenidos.

Todas las enfermedades del cuerpo tienen su asiento en el aparato digestivo. “Refórmese la dieta y el hombre sanará”.